La Iglesia Ortodoxa

¿Cuál es la Iglesia Ortodoxa?

La Iglesia Ortodoxa es la Iglesia de la Tradición y sucesión Apostólica, la fiel y verdadera Iglesia de Cristo. La Iglesia Ortodoxa es la Iglesia que el Señor fundo a través de Sus Apóstoles (literalmente, físicamente, históricamente, etc.), y qué ha continuado sin interrupción hasta este mismo día. Ella se origino en Jerusalén en una única Fe y un único Cuerpo, y se extendió por todo el mundo, y ha continuado sin cesar o disminuirse hasta el presente. Esta unidad y continuidad no puede ser destruida, porque la Iglesia fue originada por Dios, y además estas cualidades de la Iglesia fueron prometidas por Él. Los obispos de la Iglesia Ortodoxa, son los pastores de grey, que en el Gran Pastor, el Señor Jesucristo, son los portadores y protectores de la Fe Apostólica. Pues los apóstoles escogieron a hombres piadosos de entre los creyentes para instruirlos en la autentica Fe, y, por los inigualables dones de la gracia divina, instituyeron a estos seleccionados hombres en las distintas iglesias locales para que los sucedan en el oficio y ministerio apostólicos. Y por esta forma legal de sucesión, y en una única confesión de Fe y en un único Cuerpo. El episcopado establecido por los Apóstoles se ha mantenido en la Iglesia Ortodoxa de generación en generación hasta nuestros días. De esta manera es preservado el orden divino por el cual, a través de los obispos, la gracia de Dios es otorgada a los presbíteros y diáconos, para que ellos a su vez puedan ser los administradores de la gracia divina y de los Divinos Sacramentos para el pueblo fiel. De esta manera, la Iglesia Ortodoxa ha mantenido inalterable la integridad de la enseñanza (la Tradición apostólica), la manera de vivir y rezar agradable a Dios, todo se ha mantenido en ella de la misma forma que los Apóstoles lo recibieron del Señor y tal cual ellos enseñaron. Además la Iglesia proporciona a sus miembros los Sagrados Misterios instituidos por el Señor para nuestra salvación.

¿Qué significa Tradición Apostólica?

Son las enseñanzas, modo de vida y de orar instituidas por los Apóstoles, y que ellos recibieron del Señor. El termino Tradición Apostólica no solo denota aquellas cosas que los Apóstoles enseñaron a trabes de la escritura, sino también aquellas que ellos predicaron y enseñaron personalmente con inspiración divina, como así todas las regulaciones sobre la vida de la Iglesia por ellos decretadas. Para ser preservada la doctrina integra y el regulado orden Apostólico, la Iglesia se resguarda de la innovación con respecto a la Fe, oración y forma de vida, aceptar esta innovación es desobedecer a Dios. Nada de lo que los Apóstoles enseñaron contradice a las enseñanzas encontradas en sus escritos; sino, que ellas clarifican ambas, el significado de las Escrituras y el conjunto de la enseñanza de los Apóstoles. La anarquía e innovación son los únicos posibles resultados si se elimina cualquier parte de tradición apostólica. La Santa Tradición o Sagrada Tradición, es término más amplio que denota la misma enseñanza apostólica pero, además de esto, principalmente la sagrada exposición y defensa de esa Fe apostólica compuestas en su conjunto por la Iglesia en tiempos más recientes pero bajo la misma inspiración divina con que los Apóstoles escribieron y enseñaron. Un ejemplo de esto es el Credo Niceno, que consta de una breve afirmación sobre verdadera Fe en la Santísima Trinidad hecha contra ciertas herejías, El Credo Niceno es leído en cada Divina Liturgia y el Sacramento de Bautismo. Otro ejemplo de Santa Tradición seria las extensas regulaciones o cánones introducidos en los Sínodos Ecuménicos.

¿Cómo se organiza y administra la Iglesia Ortodoxa?

La Iglesia Ortodoxa es gobernada en cada territorio por un obispo local, que es guiado a su vez por el Episcopado reunido en un sínodo o concilio. Cuando los Apóstoles decidían temas de importancia, se reunían todos en concilio e, inspirados por el Espíritu Santo, tomaban, por común consentimiento, decisiones siempre fieles al Señor y a Sus instrucciones. De la misma manera, los sucesores de los Apóstoles, los obispos, se reúnen en concilio y, de manera convenida por común consentimiento, pastorean las ovejas del Señor. En el único caso que sus decisiones no son obligatorias es cuando ellas contradicen la verdad y la Tradición heredada de los Santos Apóstoles, los Concilios y los Padres; por Cristo es la Verdad, y la Verdad es la Cabeza y Gobernante de la Iglesia. Éste es el orden que Dios estableció, y la Iglesia no se desviará de él. La estructura y forma de organización de la Iglesia Ortodoxa de ninguna manera se parece a la anarquía protestante, ni al modelo dictatorial papal. Nosotros disentimos con protestantes, que suponen que cada persona puede ser su propia elevada autoridad en materias de Fe y vida de la Iglesia, autorizada para rescribir y reinterpretar la Fe a placer. En la Ortodoxia o existe un Papa, ni cualquier otra persona que exija una autoridad por encima del episcopado, y que pueda por propia voluntad, y siguiendo su capricho mas reciente, hacer cambios en la Iglesia. La Ortodoxia es la Iglesia de la Verdad Apostólica, no aquella que persigue las últimas modas; la Ortodoxia es la Iglesia de la Santa Tradición, no de la innovación.

¿Existen diferencias o particularidades entre un obispo y otro?

Aunque todos los obispos son iguales en su investidura, existen distinciones entre los obispos correspondientes al rol que cada uno de ellos ocupa. Por ejemplo, en una diócesis o provincia, el arzobispo o metropolita tomara el liderazgo como presidente de concilio provincial. De igual manera, pero sobre una basta región de varias provincias, según la antigua costumbre, los obispos locales reunidos en asamblea pueden decretar que un cierto obispo, llamado Patriarca, asuma el liderazgo como presidente del concilio. Las tareas del obispo son la administración su diócesis, ordenación de los presbíteros y diáconos, otorgar penitencia a estos, etc. En cuanto a las tareas que la Iglesia desempeña en general, están la expedición de regulaciones, ordenación o deposición de un obispo, etc., un metropolita preside y lidera a los otros obispos pero no puede decidir nada sin su consentimiento, ni los obispos pueden tomar decisiones sin el consentimiento del metropolita. Esto es así porque la Iglesia no fue concebida para caer en el error individual de un obispo. Sino, que la Iglesia en su conjunto ha sido concebida para permanecer siempre en la Recta Fe y la práctica de esta. Un obispo puede dejar la Iglesia y puede desviarse de la Fe, pero nunca todos los obispos según la promesa del Señor, " Yo construiré a Mi Iglesia, y las puertas de Hades no prevalecerán contra Ella" (Mt. 16:18). A pesar de cualquier tribulación, la Iglesia siempre vuelve a ponerse en pie y sus enseñanzas permanecen inalteradas entre sus miembros fieles, tal cual como fueron recibidas. La cantidad de los fieles de la Iglesia y si un obispo en particular está o no dentro de la Iglesia, puede variar en el tiempo.

¿En que lugares del mundo existe la Iglesia Ortodoxa hoy?

Desde punto de vista histórico, en épocas del Imperio Bizantino, la religión del mundo civilizado era el Cristianismo Ortodoxo. Desde entonces, la Iglesia Ortodoxa ha existido en todas partes a lo largo del Mundo, con una presencia continua en América del Norte entre los inmigrantes y nativos, comenzando con la llegada de misioneros rusos a Alaska y California, en el año 1792. Recientemente, debido a la aparición de grandes herejías y grandes persecuciones hacia la Iglesia Ortodoxa, muchos han caído fuera de la Ortodoxia. La más reciente persecución comunista ha destruido o ha disminuido en tamaño a ciertas Iglesias locales, como son las de Rusia, Serbia, Bulgaria, Rumania y los otros países comunistas satélites dónde la Iglesia Ortodoxa existió. Las Iglesias de Jerusalén, Antioquia, y Constantinopla fueron destruidas por la herejía del ecumenismo. En la actualidad, el número total de los nominales ortodoxos es superior al de 300 millones de personas. Sin embrago, los verdaderos cristianos ortodoxos sólo pueden ser contados, como el numero de fieles que siguen a un grupo relativamente pequeño de obispos, principalmente en Rusia y Grecia, que han permanecido fiel a Cristo.

¿Entonces algunas iglesias locales han abandonado la tradición apostólica y la fe ortodoxa?

Es un hecho trágico que algunos hayan dejado la Fe y hayan caído en la herejía. Esto es principalmente debido a la herejía del Movimiento Ecuménico, que en estos últimos tiempos y durante los últimos 40 años ha atacado fuertemente a la Iglesia Ortodoxa. Esta malvada herejía, bajo el aspecto de amor por todas las religiones, incorpora todas las herejías anteriores contra las que la Iglesia Ortodoxa había luchado, y niega la unicidad de la Única verdadera Iglesia de Cristo. La ruina causada por la madre de todas las herejías -junto con los ataques de otros, igualmente malos sistemas de la creencia como son el Sergianismo, la Masonería; el Modernismo, y el Filetismo- ha dejado a muy pocos obispos confesando la recta Fe en del mundo.

MISION ORTODOXA MADRE DE DIOS DE VLADIMIR
Buenos Aires, Argentina
Responsable: Padre Siluan Dignac
Teléfono: (011) 4657-1582
e-mail This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it